martes, 2 de febrero de 2016

Trucos para Mejorar la Memoria



La memoria se puede desarrollar y mejorar. Existen técnicas de memorización que funcionan muy bien. A continuación describimos diversos "trucos”.

·    Asociación: cuantas más conexiones se establezcan mentalmente entre los conceptos nuevos y los que ya se poseen más fácil resultará la memorización. Cuanto más se sabe sobre una materia más fácil resulta adquirir nuevos conocimientos sobre la misma ya que uno tiene muchos referentes con los que relacionar la nueva información. Hay diversas maneras de asociar:
a)   Comparar o contrastar: nos acordamos de algo porque se parece o se diferencia de algo que conocemos. Por ejemplo, la 2ª Guerra Mundial comenzó el año en el que nació mi padre.
b)  Asociar con ejemplos: por ejemplo estudiamos el significado de una palabra utilizando una frase en la que se emplea.
c)    Analogías: buscamos parecidos. Por ejemplo el nombre de una persona nos recuerda al de un famoso tenista.
d) Asociaciones ilógicas: tratamos de memorizar una lista de objetos realizando asociaciones sin sentido. Por ejemplo, una lista de compra (leche, galletas, tomate, pan y cebolla).

·       Trocear la información: Por ejemplo, si queremos recordar un número de teléfono nos resultará más fácil si lo dividimos "91-710-40-26” en lugar de: "917104026"

·   Agrupar la información: es el caso contrario al anterior y se emplea cuando la información viene muy fraccionada. En estos casos resulta más fácil agruparla en pequeños grupos. Por ejemplo, la siguiente cadena de números:3 - 3 - 4 - 7 - 3 - 7 - 9 - 0 - 9 - 0 – 8 resulta más fácil de memorizar si se agrupa: 334 - 737 - 909 - 08

·      Exageración: la memoria es más receptiva ante algo absurdo. La singularidad facilita la memorización. Cuanto más original sea una información mejor se retendrá.

·        El ritmo y la rima facilita la memorización. Ponerle música a un texto, recitarlo como si de una poesía se tratara. Crear unos pequeños versos con las palabras que uno tiene que memorizar.

·        Recordar el contexto: a veces resulta más fácil recordar algo si uno trata de visualizar el momento en que el que estaba estudiando esa lección. Estaba en mi habitación, era sábado por la tarde, recuerdo que estaba oyendo música de Elton John, tenía puesta una camisa roja, ...

Y tú, ¿Utilizas alguna de estas técnicas? ¿Conoces alguna otra que quieras compartir con nosotros?

Por: Jorge Molina


viernes, 15 de enero de 2016

Escucha activa: asistencia a Clase y toma de Apuntes

“La escucha activa es la herramienta fundamental de esta metodología. Lo que cuenta a la hora de escuchar es que, quien lo haga, absorba las ideas del interlocutor y, de forma alternativa, expresa las suyas propias”



Para el alumnado las clases tienen un antes, durante y un después.

Antes de la clase, el alumno debe preparar la clase, repasando lo ya explicado y comprobando si queda alguna laguna.

Si sabemos lo que se va a trabajar, efectuar una primera lectura, para llevar una idea previa y plantearnos las primeras dudas que puedan surgir.

La preparación actitudinal es básica la aceptación y el deseo de participar en las actividades comunes. La asistencia regular a clase facilita esa actitud positiva.

Durante la clase hay que atender. La atención se favorece si escuchamos para entender, retener y tomar apuntes. Hay que participar en la clase, manteniendo una actitud positiva ante el profesorado y el área de conocimiento. Oír y comprender son las actividades fundamentales que realiza el alumnado, hay que esforzarse para entender cuando se está asistiendo a una explicación. Se atiende con la inteligencia, pero también con el cuerpo, las posturas pasivas pueden influir. Mirar al profesorado es también importante ya que refuerza sus explicaciones.


Principios Generales aplicables a la Toma de Apuntes
  • Tomar siempre los apuntes  con expresiones personales (nuestras palabras), salvo cuando se trate de anotar una terminología específica.
  •  Crear nuestro propio código de abreviaturas, ya que la rapidez del profesorado, cuando explica, siempre es mayor que la nuestra para apuntar.
  • No escribir todo como si fuéramos taquígrafos, sino que se anotan los puntos esenciales, el orden de las ideas y el encadenamiento lógico. Se deben reflejar las relaciones entre los datos y las conclusiones.

Después de la clase tendremos que repasar y completar los apuntes de las distintas áreas que hayamos tomado. Hay que preparar lo necesario para iniciar nuestra sesión de estudio personal y organizar nuestro trabajo.

El estudiante debe ir a clase diariamente y tomar sus propios apuntes. Con ello tendrá adelantado gran parte del trabajo que tendría que realizar posteriormente en casa. La retención de lo que explica el profesor es notablemente mayor cuando uno anota lo que dice que cuando se limita a escuchar.

Por: Jorge Molina - Profesor de Educa-system

jueves, 17 de diciembre de 2015

Técnicas de estudio y fracaso escolar


El principal problema que afecta a los estudiantes es la falta de método de estudio y de planificación. Pasan  muchas horas delante de los libros pero con la sensación de que son horas que  cunden muy poco. Se levantan frecuentemente, leen y vuelven a leer pero sin profundizar. 

Tampoco hay unas horas de estudio determinadas y no disponen de un lugar fijo y tranquilo para el estudio. NO se tiene un sistema eficaz de trabajo (apuntes incompletos y  difíciles de entender) que tratan de memorizar repitiendo, sin asimilar. Simplemente no saben cómo hacerlo. Todo ello sumado a la falta de ambición (se contentan con aprobar y pasar al siguiente curso sin aspirar a notas brillantes) conlleva al fracaso.

¿Cómo cambiar la actitud para orientarse hacia el éxito?

  • Optimismo y convicción: El auto-convencimiento de ser uno capaz de aprobar termina influyendo de forma decisiva en el aprobado de dicha asignatura.
  • Es un proceso que se auto-alimenta: Si uno está  convencido de sus posibilidades, no le resultarán insuperables.
  • Poner ilusión en lo que hace: Una persona motivada rinde mucho más.
  • Actuar con seriedad y el rigor: Ser constante y trabajar diariamente. Desarrollar su fuerza de voluntad.
  • Buscar la perfección: No se puede conformar simplemente con aprobar, se tiene que apuntar mucho más alto.
  • Ser flexible: El estudiante debe estar permanentemente tratando de mejorar su forma de estudiar, de ser más eficiente.
  • Ser humilde: “El profesor me tiene manía”, “Casi todo el mundo ha suspendido”, “El profesor se ha equivocado en la corrección”. Debe admitir sus fallos, sus carencias, para comenzar a corregirlos. Puedes buscar la ayuda de un profesor particular para mejorar tu método de estudio o encontrar tus errores.
  • De los errores se aprende: Ante un suspenso no se puede hundir, ya habrá más oportunidades. Lo que sí deberá hacer es analizar sus errores para corregirlos.

Los estudiantes que sobresalen no suelen ser los más inteligentes, sino alumnos muy motivados, que confían en sus posibilidades, que se toman el trabajo en serio, que lo planifican y que utilizan un eficaz método de estudio.

Por: Jorge Molina.
Profesor de Educa-system


miércoles, 2 de diciembre de 2015

El Valor del Refuerzo Positivo en el Aprendizaje

Educar es acompañar a los alumnos y niños a que sean independientes y autónomos; enseñar  a que adquieran las habilidades necesarias para la toma de sus propias decisiones y ayudar a que puedan valerse por sí mismos.  Hay que dotarles de las herramientas necesarias para resolver problemas y para ello debemos observarles y hacer aflorar sus cualidades para que adquieran confianza en sí mismos.

Para Aprender hay que tener motivación y para disfrutar de esta emoción tan positiva el papel de los educadores, tanto padres como profesores, es fundamental. Se trata de ofrecer pequeños retos al niño y numerosas oportunidades de aprendizaje tanto en casa como en el exterior.




No pensar en los errores como algo negativo sino como parte del aprendizaje, y ofrecer al niño guías y estrategias para que pueda resolver los problemas y desafíos por sí mismo.

Cada niño, cada alumno, es una persona diferente con cualidades y aptitudes que potenciar y con debilidades que hay que reforzar; el papel del educador será el de saber potenciar esas cualidades y la de proporcionar herramientas para que cada niño pueda dar lo mejor de sí mismo.



Creemos que el lenguaje negativo no ayuda y genera baja autoestima y que por el contrario, el refuerzo positivo en la forma de hablarles será más efectivo y les dará una inyección de  autoestima y seguridad en sí mismos.

Debemos recordar que el aprendizaje es un proceso y muchas veces el problema no se soluciona a la primera, hay que valorar el esfuerzo y animar a seguir intentando si se falla, motivando y pensando que ya se conseguirá la próxima vez.

Por: Eva Oto

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La importancia de las relaciones para aprender inglés



Hoy en día el estudio de los idiomas se ha convertido en una asignatura fundamental en la vida escolar. Sin darnos cuenta utilizamos el idioma inglés en innumerables casos, sobre todo en informática, otra herramienta imprescindible en nuestras vidas diarias. Lógicamente el estudio de ambas asignaturas es casi una obsesión para muchos alumnos y alumnas.

Los padres quieren lo mejor para sus hijos/as de cara a su futuro profesional, ya que en el mundo laboral existe una competencia feroz con jóvenes preparadísimos, aunque el inglés sigue siendo el mayor obstáculo para muchos jóvenes y adultos. De hecho, los dos últimos presidentes del gobierno español no hablan ningún idioma que no sea el nuestro. La gran presión a la que nuestros jóvenes son sometidos en un mundo tan competitivo se ve reflejado en el fracaso escolar, no todos/as pueden aguantar la presión. Los padres intentan que sus hijos/as consigan las mejores notas en el colegio.


Las clases a domicilio son de refuerzo, de apoyo. Creo que estas clases son muy importantes, ya que las clases en la escuela se imparten a mucha gente, no siempre hay tiempo para clarificar las dudas que el alumno pueda tener. Las clases de refuerzo valen para mejorar el nivel de los alumnos, ya que el trato es personal, individualizado y dirigido a la mejoría y confianza del estudiante. Las clases adomicilio, son muy beneficiosas para el alumno ya que las clases se desarrollan en su ambiente familiar, fuera de las horas escolares, sin presiones, sin miedo al ridículo, muy dado en nuestra cultura, el gran temor a hacer el ridículo en público.

Los profesores deben animar a que los alumnos pierdan el miedo y la vergüenza a hablar, a expresarse con confianza. El contacto con los padres es muy importante. La comunicación es siempre fundamental a todos los niveles. Si no sabemos que el alumno y los padres no están contentos con las clases, no podemos solucionar cualquier problema que pueda surgir.


La relación personal entre padres, alumnos/as y profesor son la base de la enseñanza a domicilio.

Por: Juan Carlos Córdova Álvarez

miércoles, 4 de noviembre de 2015

¿Tú también procrastinas?

Por: Jéssica Gásquez

Mañana tienes un examen. Hace más de una semana que lo sabías pero hasta ahora te ha sido absolutamente imposible ponerte a estudiar. Llevas los apuntes para ir repasando de camino  a casa. En cuanto llegues te prepararás un termo gigante de café y ¡Nadie te levantará de la silla! Pondrás el despertador a las 06:00 a.m para un último repaso general y seguro que lo consigues. ¡¡Puedes lograrlo, tienes tiempo!!

¿Te sientes indentificad@ con esta situación o con una muy similar? ¡Enhorabuena! Tú también procrastinas.



Procrastinar es aplazar/ posponer  tareas u obligaciones, a pesar de ser importantes para nosotros.
Cuando nos enfrentamos a una tarea que realmente NO queremos hacer porque nos resulta  aburrida, compleja o nos crea inseguridad simplemente la evitamos. Y lo hacemos auto convenciéndonos de que “después” será mucho mejor  que “ahora”. Ponemos plena confianza en nuestra productividad futura.

El procrastinador no siempre aplaza para no hacer nada sino que realiza tareas más sencillas (incluso de manera altamente productiva) en búsqueda de ese beneficio inmediato con el que conseguirá calmar esa ansiedad/incomodidad o inseguridad que le genera. De repente “algo” (cualquier cosa) se convierte en prioritario apartándonos de nuestro objetivo principal.



Procrastinar nos genera un sentimiento constante de “culpa” que sumado a la ansiedad que nos produce la acumulación de tareas y el no poder cumplir con los plazos, afecta altamente a nuestra productividad y autoestima.

¡Deja de procrastinar desde ya!

  • Organiza tus tareas según su importancia/urgencia real.
  • Divide las actividades complejas en pequeñas, concretas y fácilmente alcanzables. 
  • Establece plazos asequibles (ponte fechas límite).
  • Convierte tareas repetitivas o aburridas en rutinas. Las harás sin apenas darte cuenta.
  • Aprende a decir no. Muchas veces asumimos tareas impuestas por nosotros mismos simplemente por compromiso.
  • Cuídate. Descansa, haz deporte, aliméntate de manera adecuada. El cansancio y el malhumor facilitan enormemente la procrastinación. A veces es sólo cuestión de actitud.
  • Prémiate por conseguir cada pequeño avance y permítete pequeños descansos (momentos de desconexión) que también deberás planificar.
  • Compártelo con los demás. Te sentirás más comprometido a lograrlo.
  • Evita distracciones (apaga el móvil, desconecta el acceso a internet)


Y el mejor consejo: deja de darle vueltas y actúa. No esperes al momento “perfecto” porque simplemente, nunca va a llegar.